Lo dispuso el juez Federico Calvete, en línea con lo postulado por el representante del MPF Juan Soria. Pasaron de estar procesados por transporte de estupefacientes a ser consideradas víctimas de trata, delito por el que serán indagados dos imputados.
Cuatro “mulas” fueron sobreseídas y consideradas víctimas de trata
03/10/2019
LO HABÍA SOLICITADO LA FISCALÍA

Cuatro “mulas” fueron sobreseídas y consideradas víctimas de trata

El juez Federico Calvete, en línea con lo que había solicitado el fiscal federal de Ushuaia, Juan Soria, sobreseyó a cuatro personas que se encontraban procesadas por transporte de estupefacientes, a quienes pasó a considerar como víctimas de trata de personas con fines de explotación. Además, también por pedido del Ministerio Público Fiscal, indagará a dos personas acusadas por esos delitos.

Se trata de tres causas diferentes que tramitaban por separado en esa fiscalía por las cuales había cuatro personas identificadas como “mulas”. En cada uno de esos expedientes habían sido procesadas por infracciones a la ley 23.737. Con el avance de las investigaciones se pudo determinar que iban a Ushuaia desde Misiones -con escala en Buenos Aires, donde se les entregaba la droga-, que eran captadas a través de una misma aplicación y que quienes impartían las indicaciones eran los mismos sujetos.

Luego de un análisis de estas pesquisas, la fiscalía solicitó su unificación y consideró a las cuatro personas como víctimas del delito de trata de personas con fines de explotación y, por ese motivo, solicitaron el sobreseimiento de todas ellas y que se profundice la investigación en relación a una organización criminal.

Reformulación de la acusación y sobreseimientos

En consecuencia, el fiscal reformuló la imputación respecto de dos personas, endilgándoles ahora el tipo penal establecido en el art. 7 de la ley 23.737, consistente en organizar y financiar la actividad ilícita descubierta en tres causas, comportamiento que se encuentra agravado en función del art. 11 inc. “c” de la ley 23.737 y el delito de trata de personas con fines de explotación, agravado por ser más de tres víctimas, más de tres imputados, y por haberse consumado en todos los casos la explotación (art. 145 bis y ter CP).

Con respecto a las personas que oficiaron como “mulas” y que se encontraban procesadas, el fiscal entendió que fueron utilizadas como “deliverys” de sus negocios ilícitos y que, a su vez, sabían a lo que se exponían y, pese a ello, lo hicieron. “Fueron herramientas conscientes de lo que hacían”, aseguró. Sin embargo, consideró importante reseñar que “la voluntad juega un papel trascendental” a la hora de comprender el delito aquí investigado.

En esa línea, y en base a la prueba recolectada,  sostuvo que en este caso existieron las acciones típicas del delito de trata de personas: el ofrecimiento, la captación, el traslado y la recepción o acogida de personas. “Las ‘mulas’ fueron captadas, les ofrecían la realización de ese ‘trabajo’, las trasladaban desde su lugar de origen hasta el lugar de explotación, las recibían y las acogían, ya que les pagaban su hospedaje en dicha ciudad”, destacó.

El fiscal sostuvo que en este caso existieron las acciones típicas del delito de trata: ofrecimiento, captación, traslado y la recepción o acogida de personas.

Fiscales.gob

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me gusta
    100%
  • No me gusta
    0%
  • Me es indiferente
    0%
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
71%
Es equivocada
29%
Cargando...